Little Darling – The Diamonds

Con cierto rock and roll me pasa como con los políticos. Al rato de escuchar me entra dolor de cabeza. No es que no me guste. Adoro el rock. Forma parte de la banda sonora de mi vida, y desde el R&B al thrash metal, escucho habitualmente todos los palos. Pero el rock ha estado muy vinculado a EEUU, y por ende, a su modo de ver las cosas tan… mercantil. Y eso favoreció la proliferación de tanto material, que es difícil no repetirse. Y en música, lo que me resulta más difícil de perdonar es la falta de originalidad. Tal vez por eso escucho tan poca música española.

Descubrí esta cancioncita de los Diamonds enterrada en un recopilatorio de esos que compras de oferta en unos grandes almacenes. Me gusta la peculiar forma de cantar del solista, y el sentido del humor que rezuma la canción.

En realidad, esta canción es de los Gladiolas, un grupo de Carolina del Sur, EEUU. Los Diamonds, canadienses y muy blanquitos ellos, se dedicaban por aquélla época (1957) a hacer covers de canciones de grupos de negros. No voy a entrar a polemizar sobre el racismo que subyace a este hecho. El caso es que el autor de este temazo es Maurice Williams, solista y piano. Así, por el nombre igual no te suena. Pero si te la tarareo

The Gladiolas cambió (afortunadamente) su nombre a Maurice and the Zodiacs, pero eso es otra historia.

Aunque hay varias versiones en Youtube, a mí me suena mejor ésta en audio alojada en Goear: La letra está “inspirada” en la transcripción de Asklyrics

Cariñito (Maurice Williams)

Cariñito
¿Dónde estás?
Amor mío, estaba equivocado
Al intentar amarte.

Tengo la esperanza
Que sepas bien que mi amor
Es sólo para ti.
Sólo para ti.

HABLADO:
Cariñito, te necesito para llamarte mi amor y nunca engañarte. Para coger tu manita con la mía. Sabré enseguida la grandeza de esto. Por favor, toma mi mano.

Little darlin’,
Where are you?
My love, I was wrong
To try to love you
I hope
Know well that my love
Was just for you,
Only you.

SPOKEN: My darlin’, I need you to call my own and never do wrong.
To hold in mine your little hand. I’ll know too soon that all is so grand.
Please, hold my hand.