Nunca caminarás solo

No es que sea un forofo del fútbol, la verdad. Pero como en todo, hay cosas hermosas en las que fijarse si uno tiene la cabeza y el corazón receptivos. Y a mí, cuando escucho a los miles de seguidores del Celtic o del Liverpool cantando a su equipo You’ll Never Walk Alone, no sé, se me hace un nudo en la garganta. Y es que pensar que tal cantidad de energúmenos puedan albergar en su corazón, aunque sea por un breve instante, el sentimiento de empatía, de cuidar del otro, me hace reconciliarme un poco con la humanidad.
Porque en este aglomerado de gente cantando, riendo y llorando a la vez, percibo esa sutil esencia que rara vez aparece pero que, en ocasiones, nos eleva a lo más alto, a ese sentimiento de raza (la única que existe en nuestra especie, la raza humana), de que todos somos lo mismo y de algún modo estamos ligados, y sólo hay una Humanidad, y en el fondo de los corazones de estos futboleros borrachos, saben que el dolor de un sólo ser humano es el dolor de todos, y eso significa que nunca seremos completamente felices y también significa que nuestra especie aún tiene alguna oportunidad.
Ese sentimiento de que perduramos más allá de nosotros mismos porque quedan otros, esa importancia que le damos al otro más allá de nuestro propio beneficio, esa compasión, en definitiva, posiblemente sea el único factor que nos salve, en términos evolutivos, de la extinción.
El día que los Hombres dejen definitivamente de preocuparse de sus semejantes, entonces no sólo estaremos condenados a la desaparición, sino que además nos la mereceremos.
Pero volvamos a la canción. You’ll Never Walk Alone es una canción sencilla perteneciente a un musical de 1945, Carousel, y se ha convertido en el himno que cantan al inicio de su partido los hinchas del Liverpool, así como los del equipo escocés Glasgow Celtics. Pues bien, tras el atentado en Madrid el 11 de marzo de 2004, en el partido Celtic-Barcelona, el equipo anfitrión decidió dedicarles la canción a las víctimas de la masacre. Aquí podéis ver el vídeo. Sobran los comentarios. (Los míos, claro. Los vuestros son siempre bienvenidos).

 

Nunca caminarás solo

Cuando camines a través de la tormenta,
Mantén la cabeza alta,
Y no temas a la oscuridad.
Al final de la tormenta
Está el cielo dorado
Y el dulce sonido de plata de la alondra.

Sigue adelante, a través del viento.
Sigue adelante, a través de la lluvia.

Aunque echen abajo y te arranquen tus sueños,
Sigue adelante, sigue adelante con esperanza en el corazón.
Y nunca caminarás solo.
Nunca caminarás solo.

You’ll Never Walk Alone

When you walk through a storm,
Hold your head up high,
And dont be afraid of the dark.
At the end of the storm,
Is the golden sky,
And the sweet silver song of the lark.
Walk on through the wind,
Walk on through the rain,
Though your dreams be tossed and blown,
Walk on, walk on with hope in your heart,
And you’ll never walk alone,
You’ll never walk alone.

Deja un comentario